Publicado: 26 de Marzo de 2020

La atención de los siniestros por parte de las aseguradoras se está viendo afectada por el estado de alarma decretado por el Gobierno por la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Ese impacto se percibe en la prestación de los servicios que efectúan las entidades en sus distintas líneas de actividad, afirma Unespa.

Es el motivo por el que la asociación ha trasladado al Gobierno su solicitud: ha remitido una carta en la que identifica una lista de actuaciones que se consideran de primera necesidad "con el objeto de que las valore y, en su caso, las incorpore al Real Decreto 463/2020 por el que se declara el Estado de Alarma". Considera que de esta forma el sector asegurador podrá seguir prestando servicios de urgencia a la ciudadanía.

Recuerda Unespa que el seguro "atiende a sus clientes, habitualmente, a través de empresas especializadas y profesionales autónomos como pueden ser reparadores (fontaneros, electricistas, carpinteros, cerrajeros, albañiles...), peritos, talleres de vehículos, servicios de asistencia en carretera, funerarias, etc. En la situación actual, estos profesionales tienen problemas de movilidad para realizar su trabajo, aunque se trate de casos de primera necesidad".

Desplazamientos y abastecimiento de materiales y recambios

Unespa reitera que el seguro debe atender en las actuales circunstancias diversas situaciones de urgencia. Cita en ese sentido reparaciones básicas para preservar la habitabilidad de las viviendas en un contexto de confinamiento domiciliario, actuaciones en empresas y comercios para que puedan continuar con su actividad productiva, asistencia en carretera y reparación de vehículos con permiso para circular, etc.

"La industria del seguro desea recalcar que, junto con la movilidad de sus proveedores, se debe tener en mente que muchos servicios no pueden realizarse por una única persona. La autorización de los desplazamientos debe tener en cuenta que bastantes intervenciones esenciales requieren la participación de más de un operario", argumenta Unespa. Añade que para todo ellos los profesionales de las reparaciones deben contar, además, "con material de protección que les permita realizar las visitas en condiciones de seguridad apropiadas y no verse expuestos al coronavirus".

Concluye advirtiendo de que el que los profesionales de la reparación ya están empezando a tener problemas de suministros al no poder acceder a los distribuidores que almacenan materiales de construcción, componentes de automoción y demás recambios.