Ctra. Alovera , 11 Local B 19200 Azuqueca de Henares - Guadalajara

Conozca cuál es el seguro más adecuado a su negocio

¿Cómo puede recuperarse su empresa de un posible incendio? ¿O si le roban? ¿Cuáles son las opciones para cubrir las necesidades de un trabajador expatriado en el país de destino? Éstas son algunas de las situaciones que hay que plantearse para que el negocio no corra peligro ante los riesgos que, como cualquier empresa, puede sufrir. De hecho, siete de cada diez compañías no reanudan su actividad después de un siniestro. Por ejemplo, una bodega tendrá que evaluar la posibilidad de derrame de líquidos y contar con una cobertura que cubra esa situación.


“Las pymes son el núcleo industrial del panorama actual

y cada vez más tienen que lidiar con situaciones complejas que viven las grandes, pero no cuentan con la misma capacidad de negociación”, comenta Javier Porras, director del segmento de pequeñas y medianas empresas de la consultora de riesgos Marsh. Muchas pueden hacer uso de un mediador de seguros que les acompañe a la hora de identificar y cuantificar sus riesgos. Por ejemplo, si se trata de una pyme en la que se trabaja con muchos equipos electrónicos, el empresario tendrá que decidir si es pertinente contar con un seguro específico que le ofrezca soluciones para situaciones como la pérdida de datos.Problemas como un incendio o un atraco pueden hacer peligrar la continuidad de la pyme. Para que eso no suceda, la empresa debe estudiar su sector y sus riesgos, y contratar la póliza que mejor se adapte a su actividad.

Los más básicos“Muchas veces el cierre de una compañía se debe a que la póliza no se ha ajustado bien a sus necesidades. Lo más básico es que la pyme cuente con

productos diseñados para su tamaño”

Si se tienen empleados se debe contar con el de accidentes que se recoge en el convenio. El de responsabilidad civil resulta imprescindible en muchas compañías, ya que se encarga de pagar las posibles reclamaciones por vía civil. También es común la cobertura deautomoción que es esencial para aquellas firmas que cuenten con algún tipo de vehículo para poder desarrollar su actividad, ya sean turismos o transportes de mercancía.

Suele ser recomendable contar con un seguro multirriesgo  para que responda ante daños que se pueden sufrir tras incendios, explosiones, fenómenos atmosféricos o robos. También suele incluir otras coberturas, como las pérdidas que se producen a consecuencia de la paralización de la actividad durante un tiempo por un imprevisto.

El coste variará según diversos aspectos, como la naturaleza del siniestro, la actividad de la empresa, su ubicación y la suma de los capitales a cubrir. En el caso de un bar, que funcione como cafetería y restaurante, ubicado en el barrio de Ciudad Lineal (Madrid) y de 60 m2 con dos empleados, puede contar con un seguro de servicios mínimos por alrededor de 320 euros al año. Esta póliza incluye la cobertura de daños materiales por incendio o ruina del edificio y responsabilidad civil, entre otros. Pero si se quiere añadir la cláusula de las consecuencias por robo, ascendería a 530 euros, aproximadamente. Las dos cifras están calculadas asegurando un contenido de 12.000 euros y un continente de 62.000 euros; y además el tomador asume 150 euros de franquicia en varios conceptos, como avería de maquinaria.

Coberturas específicas a medida que la pyme crece, debe asumir más riesgos. Para que esto no afecte a su desarrollo, se recomienda que estudie desde cómo cubrir las necesidades de sus empleados hasta cómo hacer frente a la pesada burocracia y administración.

-Beneficios para empleados: En las pequeñas y medianas compañías, donde resulta muy complicado aumentar sueldos, las firmas pueden optar por ampliar los beneficios sociales a los trabajadores como forma de retener y atraer talento. Para ello, puede contar con coberturas que ofrezcan a su plantilla ciertos productos como los relativos a la salud o asistencia en los viajes.

Uno de los retos a los que se enfrentan las pymes es gestionar las ausencias de sus empleados. Por ello, puede ser conveniente contar con soluciones orientadas a los cuidados y ofrecerlas a la plantilla, como líneas telefónicas de asesoramiento médico o una segunda opinión profesional en caso de enfermedad grave. Esta clase de productos pueden costar desde 18 hasta 53 euros al mes. Además, con estas pólizas, las pymes pueden disfrutar del ahorro fiscal que la ley de IRPF otorga a este producto; 500 euros de reducción de la base imponible por cada miembro de la unidad familiar asegurado.

Cada vez más pymes optan por internacionalizarse y muchas veces necesitan que sus empleados se desplacen a diferentes países. En estos casos, resulta conveniente contar con asistencia individual y para grupos reducidos para hacer frente a las incidencias en viajes o posibles accidentes. El coste variará según el periodo de estancia en el extranjero, el número de personas trasladadas y el país de destino. Por ejemplo, si un trabajador viaja a un país no europeo, durante un mes y el límite de capital asegurado por gastos médicos de urgencia es de 30.000 euros, el seguro costará alrededor de 61 euros.

-Contaminación de producto: Toda empresa de alimentación debe ser consciente de que los bienes que estén en malas condiciones afectan tanto a la salud del consumidor como a la reputación de la firma. Este tipo de seguro se dirige a fabricantes, vendedores y distribuidores. Cubre aspectos como los gastos de la retirada del alimento o bebida o su rehabilitación, asumiendo un porcentaje de los costes de ventas y márketing , según el límite de la póliza.

-Ensayos clínicos: Las compañías dedicadas al sector de la investigación están obligadas a certificar que en caso de siniestro, los participantes afectados recibirán una compensación. Así, esta póliza incluye asesoramiento continuo, orientación sobre la regulación existente y lo requisitos que se exigen en el país en el que esté planeado el ensayo. Esta asistencia tambié se suele dar incluso después de las pruebas. Además, se asegura que las prácticas están aprobadas por los comités éticos.

-Servicios de valor añadido: Esta asistencia da asesoramiento ante diversos siniestros que hagan peligrar el negocio. Son útiles ante situaciones, como por ejemplo, cuando una tintorería sufre un atraco y tiene su escaparate roto y debe decidir si cerrar durante un tiempo hasta la reparación o contar con un equipo de seguridad durante las 24 horas. Otro caso puede ser si se produce un incendio en una bodega y tiene que evaluar los gastos que supone que la mercancía se haya visto afectada por el humo. En estas circunstancias, resulta útil la posibilidad de estar en contacto con una red de profesionales que suelen aconsejar en materia fiscal, laboral y tributario, según el negocio y la gravedad de los distintos problemas.

A la hora de contratar un seguro, la pyme debe valorar una serie de aspectos para saber cuál es el más adecuado. Debe llevar a cabo estrategias para poder negociar el precio, conocer los productos que hay en el mercado, compararlos y estudiar las distintas posibilidades.

En primer lugar, es recomendable estudiar la posibilidad de contar con más de una aseguradora para las distintas pólizas. Si se va a querer contratar diferentes tipos de productos, como por ejemplo, un seguro de robo o de crédito (que cubren el pago de los préstamos debido a la insolvencia del deudor) suele resultar más práctico tener esas coberturas con una sola compañía. De esta manera, será más fácil gestionarlo que tener que negociar con varias entidades.

Para ahorrar, una opción que se puede llevar a cabo es emplear los comparadores de seguros de Internet. En ellos se analizan lo que ofrecen las coberturas de las diferentes compañías. Así es más sencillo ver cuál es la que proporciona el mejor producto y al precio más barato. Pero no hay que caer en el error pensando que el más caro es el mejor, ya que muchas veces tienen un precio mayor al incluir servicios adicionales que encarecen el producto.

La ‘letra pequeña’ de los contratos antes de firmar el contrato de una póliza no sólo hay que verificar el precio y los principales objetos que se cubren, también es importante prestar atención a las condiciones legales y las propias del producto.

-Deben quedar por escrito las coberturas exactas y sus limitaciones. Es necesario que estén detalladas de manera explícita para saber qué está incluido. Por ejemplo, en algunos se especifica que no se da asistencia en ciertos bienes de valor, como objetos de arte. A veces, tampoco se ofrecen soluciones ante el desplome, colapso o agrietamiento de edificios, salvo que se produzcan a consecuencia de una causa cubierta por la póliza. Si el contenido del contrato no coincide con lo que se ha solicitado, la pyme puede reclamarlo dentro de un plazo, normalmente un mes.

-Es esencial leer las obligaciones en caso de siniestro y estudiar qué sucedería si se agrava el riesgo. Al comunicar la situación, el asegurador puede realizar modificaciones de la póliza que debe aprobar el usuario. Si éste no da su opinión ante ese cambio en el plazo acordado, la entidad puede llegar a rescindir el contrato. También se deben conocer las consecuencias de no comunicarese agravamiento, ya que la aseguradora puede decidir si anular el contrato o no.

-Hay que contemplar la duración y las condiciones de renovación. Suelen ser anuales y al finalizar se prorroga por el mismo tiempo. Es necesario prestar atención a cómo se debe solicitar la renovación. Normalmente se hace con una notificación por escrito, dos meses antes de que acabe el contrato.